LA VERSATILIDAD DE LA CALIGRAFIA

By 24 octubre, 2018 Blog

Lettering

Según mi opinión, el resultado de una buena letra no depende de tener la mejor herramienta, sino además del medio, del sustrato y de la interacción del autor.

Las primeras herramientas rudimentarias como el cálamo, las plumas de aves, pinceles de caña, y las simples pero eficientes plumillas de metal, marcaron una época y hoy ha podido ser reemplazadas por rotuladores, que nos hacen la vida más fácil. Pero nunca es lo mismo.

Cada una de ellas es única y deja su propio rasgo y expresividad, sumando además los diferentes tipos de tintas y papel, dando origen a múltiples resultados, desbordando la creatividad y originalidad. Cada herramienta tiene su propia expresividad, es decir, los resultados dependen de la gestualidad con que nos enfrentamos a ellas.

En relación al sustrato podemos encontrar gran variedad. Algunos con alto porcentaje de algodón, aconsejables por su pureza y duración. Hay también, libres de ácido, en tamaños y blocks para todos los gustos. Cuadernillos para practicar, con líneas, cuadriculados o los queridos dots.

Los medios, y con eso me refiero a tintas, acuarelas, témperas o cualquier tinte, se pueden encontrar para todos los gustos; saturados, con brillo, traslúcidos, como pasta, líquidos, en pastillas. También es necesario recordar, que el costo de estos productos está directamente relacionado con la calidad. Si eliges materiales económicos, puede que los colores destiñan con el tiempo, o no se fijen en el sustrato, de una manera adecuada.

Como estas tres dimensiones se conjugan en diferentes resultados, se debe agregar el primordial, la interacción de nuestra mano, muñeca, antebrazo, codo, cuerpo. Con ello la práctica y experimentación diaria, que nos hace más conocedores del oficio.

Andrea Aspée – Diseñadora

www.andreaaspee.com

Ejemplos